HUMO

Por Dr. Anselmo Peluffo

 

¿Qué puede hacer usted frente al humo de segunda mano como padre, o personal directivo de una empresa?

¿Qué es el humo de segunda mano?

 

El humo de segunda mano puede causar cáncer de pulmón en las personas que no fuman.

 

El humo de segunda mano es un riesgo serio para la salud infantil.

 

200.000 a un millón de estos pacientes empeoran debido al humo de segunda mano. También puede ser ésta la causa de que miles de niños que no sufrían de asma, la comiencen a contraerla todos los años.

 

Otros Problemas de Salud

 

Cómo proteger su salud

¿Qué puede hacer usted para reducir el riesgo de enfermedad causado por el humo de segunda mano?

 

En la casa.

Donde hay niños.

En el trabajo.

La EPA recomienda que toda empresa tenga normas para fumar que protejan efectivamente a quienes están expuestos involuntariamente al humo de tabaco.

Algunas empresas han instalado lugares al aire libre con refugios y ceniceros para la comodidad del fumador.

En los bares y restaurantes.

┐Existen en su estado o comunidad leyes que regulan la posibilidad de fumar en lugares públicos? En muchos estados existen leyes que prohiben fumar en establecimientos públicos tales como escuelas, hospitales, aeropuertos, terminales de autobús y otros edificios públicos. Conozca las leyes. Aproveche las que están diseñadas para protegerlo. Las leyes federales de Estados Unidos prohiben fumar en todos los vuelos dentro del país, de seis horas o menos de duración y en todos los viajes de autobús dentro del estado.

Un mensaje especial para el fumador

En este momento es difícil ser fumador y posiblemente lo será aún más en un futuro inmediato. A medida que el público toma conciencia que fumar no sólo representa un peligro para Ud. sino también para los demás, las personas que no fuman, comienzan a expresarse con más franqueza sobre sus derechos y los fumadores se están convirtiendo en un grupo desaprobado y contrario al bien común.

Si a pesar de todo decide fumar, he aquí algunas cosas que puede hacer para no dañar a quienes lo rodean:

Más de dos millones de personas dejan de fumar anualmente, la mayoría lo logra por sí mismo, sin la ayuda de un programa ni medicamentos. Si quiere dejar de fumar, existe ayuda a su disposición. Los programas para dejar de fumar pueden serle de utilidad. Es posible que en su empleo los ofrezcan, o si no, pídale consejo a su médico.